Publicado el Deja un comentario

Mi Método para AHORRAR dinero paso a paso en 2020

¿Sabes que el ahorro es importante pero no sabes por dónde empezar? ¿Te desaniman los métodos que has visto sobre cómo ahorrar en casa? En este artículo te voy a enseñar cómo ahorrar dinero con mi propio método.

Antes de nada, quiero asegurarme de que entiendes muy bien el impacto que puede tener el ahorro a largo plazo:

Si consigues ahorrar 1€ al día, en 20 años acumularás más de 12.000€ si cuentas con un interés anual del 5%

Cuesta de creer, pero es así.

Ahora que eres consciente de su importancia, vamos a ver cómo puedes ahorrar dinero paso a paso.

Contenidos

Cómo ahorrar dinero paso a paso: introducción

Saber cómo ahorrar dinero es la base de las finanzas personales y es fundamental para conseguir la libertad financiera.

Muchos lo ven como algo imposible de dominar; como si una fuerza externa les obligara a gastar todos sus ingresos. No es así, y vas a aprender una forma de ahorrar dinero que de verdad funciona.

Antes de empezar con los pasos, debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Por mucho que te pueda enseñar mi sistema, si no pones de tu parte no vas a ahorrar ni un céntimo.
  • Si quieres ahorrar el “típico” 10% de tu sueldo, esta forma de ahorrar dinero te servirá, aunque está pensado para ahorrar mucho más dinero.
  • La constancia es la clave del éxito; ahorrar dinero cada semana o día a día es lo que marcará la diferencia.

¡Empecemos!

1. Controla tus gastos del día a día

El primer paso es elegir un método para controlar tus gastos diarios. No te pido que empieces a ahorrar ni pensar en las formas de hacerlo; simplemente que identifiques en qué te gastas tu dinero.

Para ahorrar dinero antes deberás saber cuánto y en qué lo gastas.

Lo sé. Da mucha pereza cuantificar cada uno de tus gastos, pero esta es la única forma de ahorrar un porcentaje relevante de tu dinero. Además, hoy en día es más fácil que nunca tener un control de los gastos personales o familiares.

Una vez te acostumbres, no querrás dejar de hacerlo. Te lo aseguro.

Hacerlo te permitirá saber en todo momento dónde se va tu dinero y si realmente estás consiguiendo los objetivos que te has propuesto.

Cómo controlar tus gastos

A continuación, te voy a explicar 3 formas de controlar tus gastos diarios y hacer seguimiento del ahorro doméstico. Elige el que prefieras:

#1 Apps de ahorro: Es el método que yo utilizo. Hay mucha variedad por lo que seguro que puedes encontrar una que te guste. Te menciono las tres que recomiendo:

Otras opciones ya disponibles en el mercado son:

→ Money Pro:  Tiene una versión gratuita y una de pago, así como una suscripción mensual para conectar tus cuentas bancarias. Hasta ahora utilizo la versión de pago sin suscripción. La suscripción te permitirá conectar tus bancos y sincronizarlo todo más fácilmente, sin ella deberás anotar tus gastos manualmente (como hago yo). > Más información

→ Fintonic: Otra opción muy utilizada aunque, en mi opinión, podría mejorar en algunos aspectos. Su negocio se basa en enviar publicidad principalmente de créditos, algo que no me gusta personalmente. Aún así tiene cosas muy buenas como integrar tus bancos para tener controlados tus gastos sin mover un dedo. A día de hoy, la opción más sencilla si te da pereza controlar tus gastos manualmente. > Más información

Se muestra el logotipo de dos apps para ahorrar más dinero y controlar los gastos: fintonic y money pro

Se muestra el logotipo de dos apps para ahorrar más dinero y controlar los gastos: fintonic y money pro

En este artículo hablo en más detalle de las mejores apps para ahorrar dinero.

Además, también me gustaría mencionar:

→ Balio: Me hace mucha ilusión presentarte el proyecto en el que estoy trabajando. Se trata de un planificador financiero automatizado con el que podrás obtener un plan gratuito para hacer crecer tus ahorros a largo plazo.

Técnicamente es una web pero estoy seguro que te podrá ayudar:

> Visitar la web de Balio

#2 Hoja de cálculo: Se trata de crear una hoja de cálculo en Excel o en Google Drive de manera que te permita registrar todos tus gastos diarios.  Es un poco más complejo ya que la tienes que crear tú mismo y no está tan a mano como en una app. Lo bueno es que la puedes crear a tu gusto. Y si no te ves capaz de crear tu excel, por internet hay muchas de gratuitas.

#3 Papel y boli: Finalmente, para los menos tecnológicos existe la posibilidad de apuntar los gastos de tu casa a la antigua usanza. No es lo más recomendable ya que es muy laborioso y dificulta futuros análisis que quieras realizar, pero si no te ves capaz de usar las otras formas es mejor esto que nada.

Nota:  Si lo de apuntar constantemente te da mucha pereza siempre puedes intentar pagarlo todo con tarjeta y a final de mes revisar tus cuentas (guarda los recibos de lo que pagues en metálico). No siempre es fácil identificar y recordar cada gasto del mes, pero es una técnica de ahorro que te podría servir.

Elijas la forma que elijas, debes tener control sobre todos tus gastos diarios.

¡Que no te dé pereza!

Tener control sobre mis gastos ha sido clave para optimizar mis finanzas personales.

Nota: Hoy en día hay bancos que ya te clasifican tus gastos automáticamente. No obstante, la mayoría de nosotros tenemos más de una cuenta o no gastamos solo con tarjeta, por lo que no es un método que suela ser útil, aunque quizá te sirva.

Cómo organizar tus gastos

Una vez elegida la forma de controlar los gastos de casa, tendrás que definir las diferentes categorías en las que organizar tus gastos.

A modo de ejemplo te pongo cómo lo hago yo (entre paréntesis, el detalle de lo que incluye):

Piso (alquiler)

Servicios (luz, gas, agua, teléfono, internet)

Supermercado (todo aquello que compramos en el super y el mercado)

Transporte público

Coche (gasolina, seguro y gastos relacionados)

Ocio (actividades, restaurantes)

Compras (compras varias como ropa, objetos de casa o aparatos electrónicos)

️ Viajes (todo lo relacionado con viajes)

Otros (donaciones, regalos, peluquería, blog)

En mi caso prefiero no tener muchas partidas para simplificar el proceso aunque tú puedes hacerlo como creas que es mejor. A más detalle, más control pero también más complejidad.

Repito esto por si no queda claro:

No podrás conseguir una tasa de ahorro elevada sin saber en qué partidas te gastas el dinero

2. Prioriza tu ahorro

Una vez tengas claro cómo controlar tus gastos diarios podrás pasar a priorizar tu ahorro.

El ahorro se puede priorizar de muchas maneras. Yo te voy a explicar el método que me ha permitido ahorrar una gran cantidad del dinero que ingreso (50% aproximadamente).

Mi forma de hacerlo es clasificando las categorías de gastos que hemos definido en los siguientes grupos:

  • Gastos principales: Son los gastos que forman la base de tu estilo de vida y son difíciles de reducir en el corto plazo (similar a gastos fijos, aunque no es lo mismo exactamente). En esta categoría suele haber el alquiler/hipoteca, el transporte que suelas utilizar o la escuela de los hijos, entre otros.
  • Gastos secundarios: Son los gastos que, aunque pueden ser importantes, tienes más margen para reducirlos o eliminarlos. A su vez, debes dividirlos en:
  • Secundarios recurrentes.Gastos secundarios que se repiten en el tiempo: compra del supermercado, factura de la luz, otros servicios de casa, restaurantes (si vas a menudo), suscripciones… Suelen ser gastos mensuales o anuales.
  • Secundarios puntuales. Gastos secundarios que ocurren de vez en cuando o de forma muy poco frecuente: compras puntuales, regalos, viajes, actividades.

La clasificación de los gastos es algo muy personal, por lo que puede que estos ejemplos no apliquen para ti.

Una vez los tengas clasificados (ya sea en un papel, en un excel o en una nota mental) pasamos a ver la estrategia de ahorro a seguir por cada grupo.

Nota: Puedes tener tendencia a clasificar muchos gastos como “principales” pero intenta dejar ahí lo imprescindible. Recuerda que no se trata de una clasificación entre gastos fijos y variables.

Sin piedad: Gastos secundarios recurrentes

Tu prioridad número uno será reducir los gastos secundarios recurrentes.

En primer lugar, debes buscar si hay alguno que puedas eliminar directamente. Serán aquellos gastos en que el valor aportado es prácticamente nulo.

Algunos ejemplos de gastos a eliminar pueden ser:

  • Suscripción al gimnasio al que no utilizas.
  • Servicios de video/música en streaming que no utilizas o podrías centralizar en uno solo (Spotify, Netflix, HBO, etc.).
  • Seguros de móvil u otros que no sean necesarios (aunque te los vendieran muy bien).
  • Apps de suscripción mensual que apenas utilizas.
  • Servicio de limpieza o planchado que podrías hacer tú mismo.
  • El café o desayuno del bar cada mañana (¿no te lo puedes hacer en casa?).
  • Tabaco (si no lo haces por tu salud, hazlo por tu bolsillo).

Reflexiona bien sobre cada uno de tus gastos y elimina sin piedad aquello que no te aporte suficiente. No es un proceso fácil, pero piensa que siempre estás a tiempo de volver a incorporarlo (aunque dudo que lo hagas).

El siguiente paso es intentar reducir u optimizar los que no puedas eliminar. Si no tienes el chip de ahorrar activado, lo normal es que en tu vida existan muchas ineficiencias en gastos diarios o mensuales que ahora podrás corregir.

Algunos ejemplos de optimización para ahorrar son:

  • Reducir el consumo en gas, electricidad y agua, además de cancelar los “servicios” adicionales que te incluyen en los contratos (en el caso de la luz puedes bajar la potencia también). Aquí te explico cómo ahorrar en al factura de la luz.
  • Contratar menos velocidad de internet (¿de verdad necesitas 300 megas?).
  • Comprar más marcas blancas y menos alimentos procesados (cocinar es la mejor manera de ahorrar y comer de forma más saludable).
  • Ir menos a comer fuera si vas muy a menudo o, como solución intermedia, pedir comida a casa (suele ser más económico).
  • Usar el transporte público o la bici en vez del coche (esto podría suponer un ahorro importante).
  • Comprar ropa solo si la necesitas y, si es posible, en rebajas.

️ Con firmeza: Gastos secundarios puntuales

Una vez hayas atacado los gastos secundarios recurrentes puedes pasar a los puntuales. Por su naturaleza de ser esporádicos, el impacto que tienen en tu economía suele ser menor.

No obstante, no debes de subestimarlos. Trátalos con firmeza.

En muchas ocasiones no puedes anticipar este tipo de gastos y la decisión se toma en el momento, por lo que debes estar preparado para cuando llegue la ocasión.

Para ayudarte a reflexionar, puedes seguir alguno de estos consejos que te permitirán evitar o reducir tus gastos en el futuro:

  • Pregúntate: ¿Es realmente necesario comprarme o gastar en _______? ¿Lo podría hacer yo mismo o comprarlo en wallapop?
  • Deja pasar unos días antes de hacer cualquier compra para reflexionar si vale la pena (es un truco muy tonto pero te aseguro que funciona de maravilla). En este artículo te cuento mi algoritmo de decisión de compra.
  • Puntúa del 0 a 10 cómo de feliz te hará aquello que quieres hacer o comprar.
  • Puntúa del 0 a 10 el grado de utilidad de aquello que quieres hacer o comprar.
  • Piensa si este gasto que haces es por puro compromiso y valora el decir que no.
  • Analiza si es algo que implique más gastos en el futuro y tenlo en cuenta a la hora de tomar la decisión (por ejemplo, si te compras un iPad puede que luego cada 2 o 3 años “tengas” que renovártelo).

⏳ Sin prisa pero sin pausa: Gastos principales

Por último te quedan los gastos principales.

Los gastos principales son más difíciles de reducir (que no imposibles) sin desmontar tu estilo de vida, y suelen suponer una parte muy relevante de tus gastos domésticos; por lo que no se pueden dejar de lado.

No te voy a pedir que empieces a reducir estos gastos desde ya, pero sí que debes tener presente el gasto que suponen estas partidas e intentar pensar si hay alternativas.

Para ello, estas preguntas te ayudarán a reflexionar sobre las principales temáticas:

  • ¿Necesitas realmente comprarte una vivienda? La flexibilidad de un alquiler quizá puede permitir ahorrar a largo plazo. Es cuestión de hacer números.
  • ¿Podrías vivir en un piso más pequeño o en una zona más económica manteniendo la calidad de vida?
  • ¿Es necesario coger el coche para ir trabajo o a hacer la compra?
  • Si tu trabajo te implica vivir en un sitio más caro, ¿te has planteado cambiar de trabajo o pedir trabajar desde casa e irte a un sitio más económico?
  • ¿Te hace más feliz un coche nuevo pagado a plazos que uno de segunda mano? ¿Eres consciente de lo mucho que se devalúan una vez salen del concesionario?
  • ¿Tu hijos van a ser más felices por ir a un colegio privado?
  • ¿Necesitas una persona que te limpie la casa? ¿No es más fácil tener menos cosas y ensuciar menos?

Sé que algunos de estás preguntas son un poco hardcore…

No sé trata de poner tu vida patas arriba ni de dejar de pagar por todo. Mi intención es que te replantees todas las decisiones importantes desde un punto de vista financiero, en el caso que no lo hayas hecho antes. No dejes de hacer nada que consideres importante. El dinero, al fin y al cabo, puede darnos felicidad.

Además, hay algo importante que debes tener en cuenta sobre este tipo de gastos, aunque también aplica para los anteriores:

A veces, una buena estrategia para “ahorrar” es no aumentar tus gastos a medida que tu salario también incrementa. Es evitar el llamado lifestyle inflation (o inflación de estilo de vida).

De media, el salario va aumentando a medida que tenemos más experiencia. Cuando esto pasa, lo que suele hacer la gente es elevar, al mismo ritmo, su estilo de vida.

¿El resultado?

Estas personas gastan cada vez más dinero sin ser más felices, lo que las hace más dependientes de su trabajo para mantener su vida “inflada”.

Si por el contrario mantienes los gastos de aquello que realmente te hace feliz independientemente de que tu sueldo aumente, a medida que tu ahorro se haga mayor tu libertad también incrementará.

Tenlo en mente a medida que avances en tu carrera profesional.

3. Empieza a ahorrar dinero

Una vez tengas tu método para controlar los gastos del hogar y hayas priorizado el gasto… llega el momento de la verdad.

Empieza a ahorrar dinero desde ya.

No hay mucho que explicar sobre este paso:

Se trata de eliminar o reducir los gastos que hayas identificado. Aquí juega un papel fundamental el control que tengas sobre tus gastos, ya que te permitirá saber si estás avanzando en tu objetivo de ahorro.

4. Haz un presupuesto doméstico

¿Hacer o no hacer un presupuesto doméstico?

Es posible que cuando hayas buscado formas de ahorrar por internet te hayas encontrado a menudo con que tienes que hacer un presupuesto de gastos.

Y no les falta razón.

Hacer un presupuesto es clave para conseguir ahorrar mucho dinero

No obstante, es importante saber cuándo es el momento adecuado para hacerlo.

En mi opinión, debes hacer un presupuesto cuando lleves un tiempo controlando tus gastos diarios. No es lo primero que tienes que hacer y te diré porqué.

Si nada más empezar a controlar tus gastos ya realizas un presupuesto, lo normal que es este no sea real y, muchas veces, estará subestimado. Esto ocasiona que sea imposible de cumplir, lo que podría desmotivarte para continuar ahorrando.

Es por este motivo que te recomendaría que empieces a controlar tus gastos e identificar y reducir aquellos que consideres. Una vez hayas hecho esto y tengas una idea clara de cuánto y en qué gastas tu dinero, puedes hacer un presupuesto doméstico.

hacer un presupuesto doméstico es clave para poder controlar el gasto y, por lo tanto, ahorrar más dinero día a día

hacer un presupuesto doméstico es clave para poder controlar el gasto y, por lo tanto, ahorrar más dinero día a día

Cómo hacer un presupuesto doméstico

Hacer un presupuesto no tiene mucho misterio.

Si usas la app Money Pro o una hoja de cálculo puedes incluir el límite de gasto que no quieres superar por cada partida; esto será tu presupuesto.

Yo recomiendo hacer un presupuesto anual y luego dividirlo por meses.

Con el histórico de gastos reales que tengas (por eso el presupuesto no puede ser lo primero que hagas), puedes calcular el gasto mensual de cada partida en la que has organizado tu gastos (dividiendo los gastos por los meses que se han producido).

A partir de ahí, añades aquellos gastos puntuales que tendrás durante el año (regalos de navidad, seguro del coche o viajes, por ejemplo) para tener la visión anual.

Una vez tengas lo que “de normal” gastarías, llega el momento de coger las tijeras y ver cuánto y en qué recortar. Es posible que ya no sea necesario al haber reducido los gastos en el paso 2. Entonces, el presupuesto te servirá para controlar que todo va como estaba previsto.

En caso de que sí recortes gastos te recomiendo que no se te vaya la mano, y que lo hagas de forma gradual.

Y hasta aquí, mi método para ahorrar.

Aunque esto no es todo, también te dejo 2 formas de ahorro que de verdad funcionan. Espero que te sirva (si tienes sugerencias puedes dejarme un comentario).

BONUS: Trucos para ahorrar

️  Te interesa: He publicado artículo con todos lo trucos para ahorrar que he podido encontrar. Te encantará.

De forma complementaria al método para ahorrar que te acabo de presentar, te voy a dar algunos consejos para ahorrar que pueden ayudarte en tu día a día.

Solo son un par de tips de ahorro, pero funcionan.

Ya te adelanto que no son consejos milagrosos y si quieres ahorrar una gran parte de tu sueldo, antes deberás aplicar mi método paso a paso.

Págate a ti mismo primero

Un sistema simple pero muy efectivo.

Es tan fácil como programar con tu banco que a principios de cada vez  (cuando cobres) te aparte una cantidad determinada de dinero a una cuenta u otro banco en el que no tengas ninguna tarjeta de débito o crédito asociada.

No tiene más secreto que esto.

Si eres de los que se funden todo el dinero de la cuenta, este sistema te podrá ayudar.

Una forma más avanzada de utilizar este consejo para ahorrar sería enviar ese dinero de forma automática a un roboadvisor como Indexa Capital (accede a la promoción con este link).

Si no conoces qué es Indexa, te recomiendo que leas mi artículo sobre roboadvisors o la comparativa entre Indexa y Finizens que escribí.

Conocer el precio histórico de cualquier producto de Amazon

Este truco solo sirve para las compras en Amazon, pero como verás puede ser muy interesante y poca gente lo conoce.

Existe una web que tiene registrados todos los precios históricos de todos los productos de Amazon. De esta manera, antes de hacer una compra puedes ver el precio histórico del producto y saber si es un buen momento para comprarlo.

La web se llama: Camel Camel Camel (sí, un nombre un poco raro…)

Para acceder a esta web debes hacer clic aquí y pegar en su buscador la dirección (URL) del producto de Amazon que quieres comprar (automáticamente te detectará el país).

Gráfica que muestra el histórico de ventas de un producto, de manera que se puede conseguir ahorrar dinero comprando en el mejor momento

Gráfica que muestra el histórico de ventas de un producto, de manera que se puede conseguir ahorrar dinero comprando en el mejor momento

Por ejemplo, si quieres comprarte algo tan caro como esto (en caso de que lo necesites de verdad eh!?), copias dirección en la web que te he comentado y obtendrás la siguiente gráfica:

El 339,01€ es el precio actual, 423,29€ el máximo y 327,28€ el mínimo.

En este caso puedes ver que, aunque no es el precio más bajo de todos los tiempos, está bastante bien.

Actualización: También existe una extensión de Chrome y Firefox llamada Keepa que hace algo similar (¡gracias Libros de inversión por tu aportación!)

Y como toque final, mi lema sobre el ahorro:

→ Reduce cualquier gasto que no tenga impacto en tu salud, calidad de vida o felicidad

1 estrella

1 estrella

2 estrellas

2 estrellas

3 estrellas

3 estrellas

4 estrellas

4 estrellas

5 estrellas

5 estrellas

Cargando…

Source

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *