Publicado el Deja un comentario

Dudas financieras que pueden surgir a la hora de leer una factura eléctrica de nuestra empresa eléctrica

Escoger una compañía eléctrica es un asunto complicado y más aún si no tenemos constancia ni información sobre todo lo que conlleva. Es probable que otra empresa nos compense más por los servicios que ofrecen, sin embargo, desconocemos que existe. Por esta razón, en este artículo se pretende poner sobre la mesa algunas de las dudas más comunes en relación a la lectura del consumo eléctrico que pueden surgir entre los usuarios que desean cambiar de suministro o que han adquirido una nueva vivienda y precisan de una instalación.

La media de la población no entiende las cifras de la factura eléctrica. dichas finanzas, en consecuencia, las dejan al recaudo de expertos para que las gestionen a efectos legales, con el objetivo de evitar cometer alguna infracción. Se trata de un tema que podría ahorrarnos bastante dinero si pudiésemos entender qué significan los valores que tanto a los más jóvenes como a los más mayores perturba. 

Por otro lado, es lógico que la gente no conozca el significado de las cifras porque los recibos merman cada vez más y se complican para que no se puedan comprender y, así, incrementar el coste de las tarifas.

Desglose de la factura eléctrica

El consumo eléctrico se compone en mayor parte de dos variantes: la potencia eléctrica contratada, que es fija, y la cantidad de suministro eléctrico que se consume en la vivienda en cuestión, que se trata de una cifra que baila dependiendo de lo que cada mes se haya gastado. 

Es importante saber en este punto que cuanta más potencia eléctrica se encuentre el hogar, mayor gasto contribuye, viceversa. Este servicio se suele contratar por encima de lo que necesita para que sobre antes que falte. Una disminución, por lo tanto, considera puede establecer un agradecido ahorro en la factura eléctrica.

¿Y cómo se sabe si la potencia eléctrica contratada es la idónea para el hogar y no es necesario bajarla? Sencillo. El truco se encuentra en la suma de las potencias de todos los aparatos electrónicos que se encuentren enchufados a una red eléctrica y que se están usando al mismo tiempo.

En el resumen de la factura que envía la empresa distribuidora cada mes a la vivienda incluye:

  • La fecha en la que se está cobrando la tarifa de consumo eléctrico
  • La datos de facturación, es decir, de qué día a qué día se contabiliza la cantidad de luz, gas o electricidad.
  • El importe total y ya pagado a la empresa comercializadora
  • En el caso de ser el primer mes de cambio o de nuevo suministro, también se cobrará el servicio por dar de alta la luz.

Los datos de facturación recogen, por un lado, el gasto fijo de consumo realizado, que se cobra al precio del kW que se haya determinado del gas en cuestión; el importe por tener acceso al suministro, y el consumo generado, que varía en función de su uso.

Por su parte, en el importe total se refleja el Impuesto de Valor Añadido (IVA) en el total del presupuesto de todos los servicios prestados, además del cobro por alquiler de equipos, como pueden ser las calderas o las obras que se han tenido que realizar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *